Beethoven, la sinfonía y su 9ª: “Oda a la alegría”

Disfruta leyendo sobre este compositor. Al final del post encontrarás un juego donde puedes responder a 10 preguntas sobre la obra y su autor.

Ludwing Van Beethoven (1770-1827)

De progenitores neerlandeses, nació en 1770 en la ciudad alemana de Bonn, situada oeste junto al río Rin y en donde su padre sería tenor en la capilla del príncipe elector, fue el compositor más revolucionario de la historia de la música entre el periodo del “Clasicismo” y “Romanticismo”:

  • del Clasicismo de Hyden y Morzart, supo ampliar y perfeccionar las estructuras musicales que los compositoras utilizaban como esqueleto para crear sus obras. Lo que se conoce como “forma musical”.
  • y del Romanticismo, contribuyó en una escritura que daba libertad al lenguaje formal con sus temas y asociando géneros.

Si bien podemos denominar su música como tonal, en sus últimas obras preconiza la atonalidad que explotarían los compositores de la 2ª escuela de Viena como Arnold Schönberg y sus alumnos Alban Berg y Anton Webern.

Fue un extraordinario pianista e improvisador que elaboraría sus obra tras haber ido atesorando el material sonoro durante años (temático) anotándolo en sus cuadernos. El mismo decía: “mi reino está en el aire, como a menudo el viento así se agitan las notas, así se agita a menudo mi alma”.

La “forma musical” es un puzle con un aspecto determinada, en donde cada compositor construye su música.

 

En su juventud tuvo que aguantar los maltratos de su padre alcohólico, quien le hacia pasar grandes periodos de tiempo frente a su clavicémbalo, y a los 21 años, para completar su formación, fue enviado junto a Joseph Haydn a Viena, ciudad austríaca que se convirtió en su dentro de actividad musical. Aunque el mismo dijera que no aprendió nada de Haydn, es bien evidente sería un gran conocedor de la escritura del estilo del clasicismo.

Como humanista, ya 23 años manifestaría influido por Johann Christoph Friedrich Schiller, considerado, junto a Goethe, el dramaturgo más importante de Alemania. Este escribió: “Temer sangre caliente es mi maldad –mi pecado, la juventud”. Beethoven afirmaría: “Hacer el bien donde se pues”, “ Amar la libertad por encima de todo”, “No ocultar nunca la verdad, ni siquiera ante el trono”.

Beethoven considerado para muchos como el primer compositor libre de la historia de la música. Sus 205 obras que no tienen Opus, junto a sus 138 obras publicadas por diversos editores, le proporcionarían el salario suficiente para ser independiente. Eso no evitó un permanente estado de pobreza que en ocasiones provocaban continuos cambios de domicilio.

 

Impresionado por el “metrónomo” que le mostró Mäzel, un inventor y mecánico alemán muy presente en la corte de Viena, Beethoven será el primer compositor en añadir indicaciones metronómicas en sus partituras. Mäzel diseñó para él un audífono que le ayudaría con sus problemas de audición, aunque el deterioro progresivo de su escucha que manifestó desde los 30 años a causa de una otosclerosis, enfermedad que provoca un crecimiento anormal del hueso que rodea al oído interno, no evito que tuviera que utilizar sus “cuadernos de conversación” en donde le escribían las cosas que le querían comunicar. Esta situación le provocaba unas enormes depresiones.

 

A pesar de que a Beethoven se le consideró en su época como un extravagante solitario, enamorado una y otra vez sin ser correspondido convirtiéndose en un eterno soltero y manifestaba un acusado alcoholismo, se le ensalza por la cultura burguesa del siglo XIX como un titán musical y modelo de la genialidad.

 

La 9ª sinfonía de Beethoven

¿Qué es una sinfonía? Se trata de una composición musical escrita para orquesta y que consta generalmente de cuatro movimientos cada uno de ellos con una estructura diferente. Lo que confiere unidad a esta forma musical es su tonalidad de Re menor y el desarrollo de la obra.

 

Si para los historiadores la 1ª Sinfonía de Beethoven significa el comienzo del Romanticismo musical la 9º significa la culminación de la creación sinfónica del compositor, aunque esbozara una 10º sinfonía que está inacabada.

 

Esta sinfonía a 1812, aun que hasta 1817 no le dio toda la prioridad que precisaba este proyecto sinfónico y que era un proyecto en paralelo a la sinfonía 7ª y 8ª en donde una de ellas debía terminar con un coro final, lo cual representa una grandísima novedad. También su temática inicial de 2 notas quintas descendentes:

Intervalo de 5ª descendente (mi-la) que define la temática inicial.

 

Deseaba poner música a la Oda a la alegría de Schiller:

¡Oh amigos, dejemos esos tonos!
¡Entonemos cantos más agradables y llenos de alegría!
¡Alegría! Alegría!

¡Alegría, hermoso destello de los dioses,
hija del Elíseo!
Ebrios de entusiasmo entramos,
diosa celestial, en tu santuario.
Tu hechizo une de nuevo
lo que la acerba costumbre había separado;
todos los hombres vuelven a ser hermanos
allí donde tu suave ala se posa. […]

 

Su 1h15 minutos de duración rompe con lo que en la época debía ser una sinfonía. Tendríamos que espera a compositores como Bruckner o Mahler para volvernos a encontrar con sinfonías tan extensas.

Se estrenaría en el Kärtnertortheater de Viena en 1824 en el marco de un concierto cuyo beneficios se destinaban al artista. Schindler, que sería testigo y biógrafo de Beethoven dijo: “no he oído en mi vida un aplauso tan furioso y sin embargo tan efusivo”. Se tocaría también en Aachen, Londres y en el teatro de Bayreuth, la única obra no Wagneriana que se ha tocado allí.

Kärtnertortheater – Teatro de la puerta de Carintia Construido en 1709 y diseñado por Antonio Beduzzi

El coro final de la “Oda a la alegría”, con una Alemania dividida en el S.XX, sirvió como himno nacional en eventos como los juegos olímpicos. Es a su vez la melodía oficial de la Comunidad Europea y sería interpretada por Leonard Bernstein en las celebraciones de la caída del muro de Berlín en 1961, sustituyendo la palabra “alegría” por la de “libertad”.

4º movimiento – PRESTO “O freunde, nicht diese töne”, Allegro assai.

Disfruta escuchando la “Oda a la alegría” al tiempo que descubres más cosas sobre la obra y juegas respondiendo a 10 preguntas.

Al final, te animamos a realizar un comentarío en el blog para comentar tu esperincia o algo que eches en falta sobre Beethoven y su sinfonía 9ª. También puedes realizar una captura de pantalla y enviarsela a tu profesor o amigos

 

 

2 respuestas a «Beethoven, la sinfonía y su 9ª: “Oda a la alegría”»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *